prestamos-sin-papales

La innovación tecnología ha afectado a todos los sectores comerciales y el sector de los préstamos rápidos no ha sido una excepción. El salto cualitativo ha sido que ahora se habla de créditos rápidos sin papeleos por la vía que ha abierto Internet en el cual es posible solicitar, tramitar y gestionar el préstamo de dinero sin hacer uso de ningún papel o cumplimentar ningún formulario lo que favorece la rapidez con que se conceden los préstamos.

Así es cada vez mas frecuentes que mas personas soliciten desde la comodidad de su casa los minicréditos sin papeleo (llamados así por el pequeño importe del crédito) lo que evita las largas colas ante el director del banco de turno o tener que responder a comprometidas preguntas en qué se va a emplear el dinero prestado.

Los préstamos sin papeles están dirigidos a aquellas personas que atraviesan por un bache económico y tienen una deuda que saldar, como por ejemplo el pago de una multa de trafico (que por pronto pago se ve reducida al 50% del importe) o una situación similar.

La elección del crédito que mejor se adapte a nuestras necesidades es a veces complicado, porque se debe ponderar la ausencia de papeles, tales como nómina o avales con tipo impositivo aplicable, de dichos aspectos encontrarás más información consultando este artículo que compara los diferentes micropréstamos sin papeles existentes en el mercado

Si en un principio puede parecer temerario el que exista empresas de capital privado que concedan prestamos de dinero sin que el solicitante presente garantías de solvencia, en realidad, no lo es porque hay que tener en cuenta que la cantidad de dinero concedida no suele sobrepasar los 300 euros en al primera solicitud, límite de dinero que ira aumentando según vaya aumentando la confianza en el cliente  y por otro lado la posibilidad de que la entidad prestamista no recupere su dinero tiene la posibilidad de incluir al cliente en los listados de morosos, cuya amenaza surge un alto efecto en el cliente porque es consciente que en el futuro se le impedirá comprar a plazo o financiado, aunque presente todo tipo de avales y papeles para garantizar su solvencia financiera.