istock_mercado_de_capitales_000014516028medium

 

Conforme 2015 avanza, diferentes análisis del sector financiero nos permiten conocer datos estadísticos del año anterior y de inicios del actual, siendo muy significativo el aumento que el mercado de capitales demuestra en los meses recientes.
Muchos países ya están equiparando la financiación obtenida mediante el mercado de capitales con la financiación que las entidades bancarias son capaces de soportar. La crisis económica a nivel internacional sigue repercutiendo negativamente, en la capacidad y disponibilidad de estas entidades para financiar proyectos a medio y largo plazo.
Sin embargo, el mercado de capitales no refleja ninguna desventaja destacable respecto a este tipo de financiación, por lo que su preferencia para los inversores está siendo lógicamente cada vez mayor. La tasa de coste entre ambas opciones es muy similar en casi todos los países, diferenciándose en ocasiones por apenas un 0,02%.
Sin embargo, la rentabilidad obtenida es mucho mayor en el caso del mercado de capitales, siendo así un factor diferenciador clave con respecto a otro tipo de inversiones. Los ratios de interés escandalosamente cercanos a cero, han volcado las miradas hacia un sector como el de los capital markets, con resultados mucho más atractivos y con un auge de empresas en el sector, como Optimissa, o agencias formadoras como IEB.
El único factor que limita el aumento constante del sector en el ámbito financiero es su extrema complejidad. El mercado de capitales es uno de los que más variables requieren de gestionar, lo que supone un claro obstáculo para los inversores con falta de conocimientos suficientes como para operar sin un claro riesgo en la compra-venta efectuada. No obstante, como todo sector emergente, el mercado de capitales motiva a su vez nuevos puestos de trabajo en base a estas dificultades, que en este caso han sido ocupados por empresas de consultoría estratégica, normativa y tecnológica.
En España, las empresas del sector han ofrecido a sus clientes asesoría en materia de normativas, regulaciones y gestión tecnológica mediante un software propio de cara a las decisiones financieras planteadas por el mercado de capitales. El resultado de la calidad de este servicio y los éxitos profesionales obtenidos ha sido una expansión en pocos años de Madrid y Barcelona a otros países como Londres y Nueva York.
Dos hechos se han unido para que las empresas consigan aprovechar este impulso empresarial. El primero el comentado de la complejidad del mercado de capitales. En segundo lugar se encuentra el desarrollo tecnológico actual. Gracias a un software de fácil integración, la empresa consigue habilitar programas de análisis y gestión vitales en la infraestructura de sus clientes, con el que tomar decisiones de inversión es sumamente más asumible.